Fernando Verdugo

Ilham–Inspiración

El proyecto Ilham–Inspiración nace de la necesidad de establecer otro tipo de visiones que las que habitualmente se han inducido desde hace unos años, en diferentes países y medios, sobre el mundo árabe-musulmán.

El tiempo ha dado lentamente la razón a Edward Said en lo que está en el fondo de la cuestión: la visión del otro es manipulada y tergiversada para cumplir los intereses de cualquier país que ejerza con pretensiones de hegemonía imperial. Quizá los elementos de esa manipulación son los que más han cambiado en relación a la época que este autor criticaba, pasando del entorno de la elites literarias al de aquellos medios de comunicación fundamentalmente que, dandi una de cal y otra de arena, vienen mostrando una imagen cargada negatividad y extremismo en todo lo que se refiere a los países del medio oriente de cultura islámica, que antes fueron definidos como “orientales”.

En España, la relación con ese mundo es especialmente sensible por nuestro conocido pasado común; una vinculación con esas raíces que se mantiene en muchos de nuestros artistas más actuales.

El nudo de este proyecto ha consistido en plantear una visión desprejuiciada de dicha cultura, tomando como punto de referencia un lugar tan emblemático como Damasco. Efectivamente, Damasco es una de las ciudades del más antiguo islam, pero también y mucho antes fue urbe de otras culturas, y para los españoles significa un sueño lejano que nos une como civilización compartida durante muchos siglos.

Para ello se ha contado con artistas que ya han manifestado en otras ocasiones su interés por el diálogo intercultural, y se les ha invitado a la contemplación de esta gran ciudad, impregnándose de ella de manera directa y sensible, para que después, y en la soledad de sus estudios, recreasen su experiencia desde su particular forma de ver las cosas, a la espera de que la Inspiración los visitase con prontitud.

Se han elegido, como decimos, artista que, por manejar lenguajes ligados estrictamente al arte contemporáneo, garanticen una visión nueva y diferente de la cultura árabe-musulmana, alejada de los estereotipos de antaño.

De esta manera confirmamos nuestro convencimiento en que el arte no tiene fronteras y que en el mismo hecho misterioso que da paso a la buena nueva de la obra de arte, muestra su equivalencia en todas las culturas. Ilham–Inspiración adquiere así carácter de invocación a unas entidades compartidas y que vehiculizan el ya antiguo fuego sagrado que vitaliza el mundo.

Los artistas participantes son : José Luis Alexanco, Rafael Canogar, Diego Moya, Isabel Muñoz, Soledad Sevilla y Fernando Verdugo. La fotógrafa Celia Sánchez, ha recogido la experiencia con sus imágenes reflejadas en el catálogo y en el tríptico informativo.

De es manera, cada cual fue tocado por el Ilham necesario, abriéndose al momento definitivo de la creación de unas obras consecuencia de la pluralidad de visiones y lenguajes, y cuyos resultados se pueden contemplar felizmente en esta exposición.

Diego Moya
Comisario de la exposición